29.12.2015

POLÍTICAS PÚBLICAS

PRESIDENCIA

Compartir en

Refuerzan el equipamiento para combatir incendios en los parques nacionales

Refuerzan el equipamiento para combatir incendios en los parques nacionales

Dos helicópteros y mil toneladas de un químico en polvo retardante del fuego se incorporarán como refuerzos para el Plan Nacional de Manejo del Fuego, afirmó este martes el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, durante una visita a la ciudad de Bariloche.

El ministro formuló el anuncio en la base operativa de la Coordinadora Interjurisdiccional de Lucha contra el Fuego (CLIF), a la que concurrió para lanzar la campaña “Bosques sin Fuego”, a través de la cual se buscará concientizar y controlar las buenas prácticas en relación con la prevención de incendios a los visitantes de los parques nacionales.

“Quisimos hacernos presentes para expresar nuestro compromiso con la prevención de los incendios forestales, manifestar nuestro apoyo y acompañamiento a los brigadistas y bomberos que todos los años ponen su cuerpo en la protección de nuestros bosques”, expresó Bergman durante el acto en el que confirmó el refuerzo operativo de la dotación de la CLIF con la contratación de dos helicópteros.

Además de la entrega de nuevo equipamiento para los brigadistas y bomberos que participan anualmente de la prevención y el combate de incendios forestales, el ministro confirmó la provisión de mil toneladas de retardantes para fuego, un producto muy usado en otros países que mejora el efecto del lanzamiento del agua, tanto desde las aeronaves como desde las autobombas.

Buscaremos “hacer de la prevención la herramienta más eficaz para combatir los incendios forestales. Por esta razón, lanzaremos una campaña de comunicación dirigida a los visitantes y usuarios de los parques nacionales, buscando tolerancia cero para las malas prácticas, los fogones en lugares prohibidos, las cenizas mal apagadas y las colillas de cigarrillos arrojadas de forma irresponsable”, enfatizó Bergman.

La CLIF cuenta con 500 brigadistas distribuidos en todo el país, autobombas forestales, vehículos 4x4 y medios aéreos que se encuentran distribuidos en forma permanente y preventiva en todo el territorio nacional con el fin de dar respuesta al ataque inicial de los incendios en cada jurisdicción.

La temporada de riesgo forestal comienza a principios del verano, cuando por las altas temperaturas y dependiendo del ciclo de lluvias, los restos forestales que se acumulan en los bosques entran en riesgo de combustión. Teniendo en cuenta la histórica incidencia de las fiestas de fin de año en la recurrencia del fuego, se planificó una campaña dirigida a la población local y a los turistas que hacen uso recreativo de las potenciales áreas en riesgo.

La consigna para esta temporada, “Bosques sin fuego: Todos somos Responsables” se promoverá a través de los centros de informes de cada municipio y de los parques nacionales. En esta oportunidad se convocará a la activa participación de los habitantes locales, para protagonizar una experiencia colaborativa en la difusión de una serie de recomendaciones básicas para evitar los devastadores efectos del fuego en los bosques.